Patrimonio industrial

El Molino

El molino está situado en la huerta de Botorrita muy próximo al río Huerva, y junto a la acequia de abajo, construido en mampostería, utilizando mortero para fijar la piedra y los ladrillos y rellenar los huecos.

Era un molino de harina movido por agua, con un sistema de molienda de piedra.

Molino accionado mediante un rodezno que necesitaba disponer de una caudal constante, desviado hasta el molino desde la acequia próxima. Existía un salto de agua. El caudal pasaba por debajo del edificio mediante dos arcos de medio punto.

El molinero podía cobrar en metálico o en especies. Y vivía en el piso de arriba del edificio.

Los últimos años que estuvo en funcionamiento solo molia alfalfa para el ganado.

Funcionó hasta los años 40 del siglo XX, fueron años de decadencia ya que se molia cada vez menos. La implantación de las fábricas de harina acabó con los molinos hidráulicos tradicionales.

El molino, actualmente casa rural.

Actualmente funciona como casa rural, tras una importante rehabilitación del edificio.

El granero

Fue construido en ladrillo, semejante al palacio y a la iglesia. Quizá del siglo XVII.

Era un lugar empleado para guardar los cereales en grandes cantidades: los diezmos del señor de Botorrita.

A lo largo de los años sufrió distintos cambios. Poco antes de su demolición, tenía grandes puertas en uno de los fondos, en el extremo oeste. También una zona con rampa.

En el extremo este, una puerta en el primer piso para poder lanzar desde allí pacas de alfalfa.

Imagen antigua del granero.

A principio del siglo XX existía un corral adosado a él, donde había un depósito de agua que abastecía a una fuente ubicada en la plaza de la Hermandad, hoy desaparecida. Era la única que existía en Botorrita. Posiblemente la llenaban con cubas procedentes del río Huerva.

Se utilizó también para guardar ovejas a finales del pasado siglo.

El granero a finales de los años 80.
El granero a finales de los años 80.

Pero el cese de estas actividades y el boom de la construcción, que requería de suelo para construir dentro del casco urbano, hizo que se demoliera y se construyera un conjunto de casas adosadas.

El silo

El silo de Botorrita es de mitad de siglo XX. Es una estructura metálica y cilindrica para almacenar forrage.

Fue utilizado para alimentar a un rebaño unas 1.000 ovejas. Unas veces pastaban libres en el campo y cuando estaban estabuladas, utilizaban el forraje del silo.

Siendo de propiedad privada, de la familia Ortilles, forma parte de la infraestructura y del paisaje rural de Botorrita. Es de color azul, y visible desde cualquier punto.

El silo.

Los tejares

La tradición de los tejares en Botorrita se remonta a finales del siglo XIX, quizá más.

En España por influencia musulmana, el uso del ladrillo alcanzó mucha difusión en el valle del Ebro, y en otras regiones. Se aprendió a trabajar la arcilla para obtener los distintos materiales con los que edificar, y que fuera más barato producirlo. Y fue con la revolución industrial y el desarrollo de la técnica cuando aparecieron muchos tejares para atender la demanda cada vez más elevada del ladrillo y de las tejas.

En Botorrita existían tres tejares en el siglo pasado: «el Ventorrillo», «San Blas» y «el Tejar» de Asven-Ruiz. Pero poco a poco fueron abandonando su actividad hasta desaparecer todos en nuestros días.

Los dos primeros tejares que cerraron sus puertas estaban situados en la carretera Nacional 330 Zaragoza-Valencia, eran totalmente artesanales.

El dueño del Tejar de «San Blas» era el señor Miguel, que vivía en la calle de la Iglesia. Estaba en dirección a María de Huerva.

Tambien funcionaba «el Ventorrillo», aún existe su edificio, se puede ver en la carretera que va a Muel.

El Ventorrillo.
Tejar el Ventorrillo en el año 1947.
Tejar el Ventorrillo en el año 1947.

Imágenes del Ventorrillo en el año 1947.
Fotos: Paquita Pérez.

Tejar el Ventorrillo en el año 1947.

El que ha estado en funcionamiento hasta hace unos lustros ha sido «el Tejar», de la empresa Asven-Ruiz, con sede en La Rioja.

Ubicado junto a la carretera de acceso a Botorrita.

"El Tejar", de la empresa Asven-Ruiz.

Estos tejares son facilmente reconocibles por sus altas chimeneas visibles desde lejos.

Se cocían los ladrillos en un horno, y los humos salían por esas esbeltas chimeneas.

Dos de ellos junto a la acequia alta y este último en la acequia de abajo.

Se abastecian de mano de obra del pueblo y de los alrededores o incluso de otras partes de España. Al Tejar, los últimos años, venía una furgoneta diariamente de Villanueva de Huerva con trabajadores.

Incluso venía gente de otras zonas de España y se quedaban en casas habilitadas en la misma fábrica para albergar a sus familias.

A la una todos los días sonaba la sirena y salían los trabajadores rumbo a sus casas. Era la hora de la comida. Botorrita es de esos pueblos donde se come muy temprano.

Esta industria se emplazó aqui para que los costes en el transporte fueran menores, porque existe una mayor disponibilidad de materias primas, hay una cantera de arcilla en el término municipal y discurre el río Huerva a pocos metros y dos acequias. En principio se utilizó la leña como fuente de energía y en los últimos años fueloil.

Bibliografia:
Tradición oral, Antonio Cifuentes.

Documentación y textos:
Inmaculada Cifuentes Vaquerizo, Lda. en Geografía.

Fotografías:
Juan Antonio Cifuentes.

Total Page Visits: 750 - Today Page Visits: 2