La fiesta de los mayos

El día 1 de mayo se celebraba en Botorrita la plantación de «los mayos».

Una tradición que ya ha desaparecido.

Los jóvenes quintos del año (los que se sorteaban para ir a la mili al año siguiente, cuando los jóvenes tenían que hacer el Servicio Militar) iban a cortar 3 álamos a los sotos junto a la huerta y los plantaban la noche anterior en 3 puntos diferentes del término municipal.

Un mayo era un árbol alto al que le quitaban todas las ramas y las hojas, quedando solo algunas pequeñas ramas en lo mas alto. Y se alzaba totalmente recto.

Esos lugares donde los colocaban fueron variando con el tiempo. En los años 70-80 el motivo fue el asfaltado de las calles que impedía hacer los agujeros (alcorques) en el suelo.

Según recuerdan los más ancianos, esos 3 mayos eran colocados antiguamente: en «el Cabezo de las Minas», cerca de «el palacio» y en la ermita de San Antonio (desaparecida). En las lomas más elevadas de este valle.

A mediados del siglo XX se colocaban: uno en la puerta de la iglesia, otro en la puerta de la casa de alcalde y otro en la del teniente alcalde. La noche de la  plantación esas autoridades municipales agasajaban a los jóvenes con bebida y comida para pasar mejor la noche, mientras cantaban y bailaban.

Más recientemente en «el granero», «la portalada», «la báscula», …

Jóvenes de pueblos vecinos, también venían a por álamos para plantarlos en las plazas de sus pueblos.

El día 1 los vecinos recorrían en procesión las calles pasando por donde estaban colocados los mayos.

Se retiraban a lo largo del  verano.

Estas celebraciones  recuerdan a las que realizaban los pueblos celtas en toda  Europa.

Los pobladores de Contrebia Belaisca antes de la llegada de los romanos a la península Ibérica eran  celtíberos. Los celtas, pobladores de toda esta zona, tenían dos estaciones principales: la cálida y la fría. Celebraban la llegada de la primavera el 1 de mayo, denominada Beltane y se llevaban a cabo celebraciones rituales.

El número mágico para los celtas era el 3.  Las cosas importantes formaban grupos de tres como el ciclo de la vida, formado por el nacimiento, la muerte y la reencarnación; o sus tres elementos fundamentales: la tierra, el agua y el aire.

Los romanos también  rendían homenaje a primeros de mayo a diosas protectoras de la naturaleza, del amor y de la fertilidad.

Y todas estas celebraciones se mantuvieron vivas con la llegada del Cristianismo, pero la mayoría de las veces, terminaron adoptando simbología cristiana.

La llegada de mayo representaba un momento de especial importancia. Se asociaba a la fecundidad y al renacimiento de la naturaleza. Muy centrado en la vegetación. Y unido al paso de la infancia a la edad adulta.

«Los mayos» se celebraban por toda la península Ibérica. El principal hilo conductor era que se preparaba la noche anterior al 1 de mayo. Se alzaba «el mayo» en un  lugar público y allí generalmente se reunían  los mozos y mozas a bailar. Los jóvenes solían trepar por el árbol hasta llegar a la parte superior, mientras las mozas animaban desde abajo bailando y cantando en torno al árbol.

En Botorrita se fue perdiendo está tradición por problemas relacionados con la propiedad de los sotos y definitivamente al dejar de hacerse la instrucción militar obligatoria para los jóvenes.

Bibliografía:
Tradición oral.

Texto y documentacion:
Inmaculada Cifuentes, Lda. en Geografía.

Total Page Visits: 671 - Today Page Visits: 1