¿Qué sería de un pueblo sin agua?

Cuando vine con mi familia a vivir a Botorrita, en 1969, la mayoría de las casas no disponían de agua corriente, y las pocas que si tenían, la obtenían directamente del río. Existía (aún hoy sigue en pie pero sin uso) una caseta junto al puente de tabla, de la que salía una galería que iba hasta el cauce del río. Un grupo de vecinos habían hecho esta instalación con autorización del Ayuntamiento, conectada a la red eléctrica y con una bomba para extraer el agua y subirla hasta el pueblo.

Primera instalación para subir agua del rio Huerva hasta el pueblo.
Caseta para la captación y subida del agua durante unas inundaciones antes de 1977.

El 24 de junio de 1976, cayó un rayo en la torre de la iglesia durante una tormenta de verano, y los mismos operarios que la arreglaron (cambiaron el tejado y reconstruyeron parte de la torre) hicieron al año siguiente, un nuevo depósito de agua al otro lado del río Huerva.

Nuevo depósito del año 1977.
Nuevo pozo.

Se hizo un edificio, en la parte de abajo estaba el depósito de agua y arriba las bombas para subir el agua al pueblo, que se captaba por filtración de las aguas de la huerta.
Cuando había una riada, en lugar de agua limpia por los grifos, salía barro, «chocolate». Por ese problema, era imposible tener lavadoras automáticas en casa, se estropeaban.
Estuvo en funcionamiento hasta los años 80, hasta que hicieron un pozo de 80 metros de profundidad en «la Almenara» para regar las huertas. Cómo era agua de muy buena calidad, bajo una capa de rocas del Jurásico, se pensó en utilizarla para la red del pueblo.

Durante un tiempo no se hizo uso del pozo. Hasta que se llegó a un acuerdo y se trajo el agua hasta el municipio para almacenarla en los depósitos que se construyeron junto al cementerio. Con 750 m3 de capacidad, suficiente para dar servicio a todo el pueblo más de 3 días. Esta agua necesitaba de un tratamiento de potabilización para poder ser consumida por la población, el tratamiento que se llevaba a cabo era la ósmosis inversa. Estaba entonces de alcalde Fernando Ortilles.

Ha estado en funcionamiento hasta los años 20 de este siglo XXI. El agua llega ahora a un nuevo depósito a las afueras del pueblo, junto a un pinar, construido para guardar y distribuir el agua que viene hasta el pueblo desde el pantano de Yesa a través de una tubería por las faldas del cabezo de Santa Bárbara (Ramal del Huerva-1). Ahora ya con una red de tuberías compartimentadas en el municipio.

Documentación y textos:
Inmaculada Cifuentes, Lda. en Geografía.

Fotografías:
Juan Antonio Cifuentes Vaquerízo.

Total Page Visits: 66 - Today Page Visits: 1